Viernes 29 de agosto del 2014

Política
Ed. Impresa

Brasil otorga asilo al senador Roger Pinto

El Gobierno brasileño informó ayer oficialmente que concededió asilo político al senador opositor Roger Pinto, quien está refugiado en su Embajada en La Paz desde hace 11 días.

Inicialmente esta información fue dada a conocer el miércoles por Página 7.

La Cancillería de Bolivia dijo ayer que no recibió aún una nota oficial de Brasil al respecto.

Opositores manifestaron que si Brasil aceptó el pedido del senador es porque en el país hay persecución política. Los oficialistas, en cambio, advirtieron que es “una mala señal” porque abre la puerta para que acusados de corrupción pidan asilo.

Para el politólogo Carlos Cordero, esta determinación es un nuevo revés para el gobierno de Evo Morales, que ha estado negando una persecución política a los opositores.

El anuncio de asilo fue oficializado la tarde de ayer mediante un escueto comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, de un párrafo, publicado en su página web, en el cual se explica que la decisión fue tomada "a la luz de las normas y la práctica del Derecho Internacional Latinoamericano y con base en el artículo 4, inciso X de la Constitución Federal".

Ahora le correspondería al Gobierno de Morales emitir un salvoconducto —que ya habría sido solicitado— para que el senador pueda abandonar la Embajada y trasladarse a Brasil sin ser aprehendido, donde no podrá hacer ningún tipo de declaración política.

La decisión del Gobierno brasileño fue oficializada poco después de que, en una rueda de prensa ofrecida en La Paz, el canciller David Choquehuanca dijo que no tenía ninguna información oficial sobre el caso, ante versiones del diario Página 7 que anticipó la decisión brasileña.

Sostuvo que el Gobierno había enviado a Brasil "toda la documentación" con que cuenta sobre las acusaciones existentes contra Pinto para que "no tome una decisión a priori".

Incluso dijo que están dispuestos a someterse a una "auditoría jurídica". Pinto tiene en su contra al menos 20 demandas judiciales, impulsadas por el Gobierno, por desacato, por supuestos daños económico al Estado cuando fue gobernador, en 2002, del departamento de Pando, entre otras.

"Hemos hecho llegar información a las autoridades de Brasil para que ellas puedan considerar todos los elementos, si corresponde o no corresponde" la concesión de asilo, dijo el Ministro.

“El día que nosotros recibamos (la decisión oficial) tenemos que evaluar. Esa comunicación la tengo que derivar, no es la Cancillería la única que toma decisiones en estos temas. Comunicaré al Ministerio de Justicia, al de la Presidencia, al de Gobierno, pero yo necesito una comunicación oficial”, explicó Choquehuanca.

Pinto, jefe de la bancada opositora en el Senado, está refugiado en la Embajada brasileña en La Paz desde el 28 de mayo y pidió asilo al Gobierno de Dilma Rousseff, alegando ser víctima de una persecución política y de amenazas de muerte, por parte del Ejecutivo boliviano.

Según Pinto, esa "persecución" se debe a sus críticas al Gobierno del presidente Evo Morales, al que, entre otras cosas, acusa de no enfrentar en forma adecuada al narcotráfico.

Según el medio brasileño Valor, la decisión tomada por el Gobierno de Brasil partió de la constatación de que hay señales de parcialidad de la justicia y el cercenamiento del derecho a la defensa al senador.

Se engrosa la fila de asilados

El senador Roger Pinto se sumó ayer a las decenas de opositores al Gobierno de Evo Morales que se han declarado perseguidos políticos y se asilaron o consiguieron refugio político en otras naciones.

Desde que Morales asumió la Presidencia por primera vez en 2006, decenas de dirigentes de la oposición han huido de Bolivia y buscado refugio en Brasil, Paraguay, Estados Unidos, Perú y España, entre otros, tras acusar al Gobierno de persecución política y argumentar que no tendrán un juicio justo en este país.

Uno de los casos más recientes fue el del gobernador de Tarija, Mario Cossío, que logró refugio político en Paraguay en 2011, luego de que el oficialismo y sus aliados en el legislativo regional lo relevasen por una denuncia de corrupción que él niega.

También han abandonado el país siete exministros del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), procesados por la represión que provocó más de 60 muertes hace nueve años.

Por ese caso, en Estados Unidos están con refugio o residencia los exministros Carlos Sánchez Berzaín, Jorge Berindoague y Guido Añez; y en Perú tienen asilo Jorge Torres Obleas, Mirtha Quevedo y Javier Torrez Goitia.

Más de medio centenar de ciudadanos bolivianos viven en Brasil en calidad de refugiados desde septiembre de 2008, que cruzaron la frontera cuando ocurrió el enfrentamiento en El Porvenir, Pando, en el marco de un conflicto entre autonomistas y el Gobierno.

Según el analista político Carlos Cordero, la aceptación de la solicitud de asilo de Pinto tiene mucha importancia por el efecto que tendrá en la imagen del Gobierno boliviano, por el peso que tiene Brasil a nivel de América Latina y el mundo.

 

Opiniones contrapuestas

La senadora Geanine Añez, colega de Pinto, opinó que si Brasil aceptó el pedido fue porque la Cancillería brasileña constató que el senador es un “perseguido político” o hay en el país un “linchamiento político”.

Ahora, dijo que corresponde a la Cancillería de Bolivia otorgarle el salvoconducto para que pueda salir del país.  “Ese sería el conducto regular; si no le otorgan el salvoconducto, el senador Pinto tendría  que permanecer en la Embajada porque es territorio brasileño”, dijo.

En cambio para el oficialismo, la decisión de otorgarle asilo a Pinto se constituye en “una mala señal” porque será un antecedente para que otros legisladores que tienen procesos pendientes en su contra puedan acceder a un refugio político, sostuvo el senador del MAS Eugenio Rojas.

René Martínez, también senador oficialista, dijo que “preocupaba” que algunos medios de comunicación se hayan anticipado con la información, con la “intención política” de dañar la imagen del Gobierno.

Asimismo, criticó que la decisión se la haya conocido a través de la página web de la Cancillería brasileña, en un comunicado en el que “no dice con qué motivos o cuáles son los justificativos, la valoración que realizaron para tomar esa decisión”, pero que respetaban la diplomacia seguida por cada país.

“Brasil  es un  país serio en cuanto al respeto de los derechos humanos, es muy creíble en el mundo entero, desde el momento en el que se ha pedido la documentación para verificar y para hacer el análisis y la evaluación de todos los casos del senador Pinto. Queda en evidencia que en Bolivia tenemos persecución política”, argumentó la senadora Añez.

Accesos directos

Inicio Nacional Local
Deportes Economía Internacional
Horóscopo Click Opiniones
Noticias más vistas Últimas noticias Videos

Suplementos

Número 1 OH! Observador Ec. M de Mujer Vida & Futuro Lecturas T de Teens Buen Provecho
Hecho en Bolivia por Smartica